0

ATENAS, LA INCOMPARABLE POLIS GRIEGA


La vida en la bulliciosa y cosmopolita capital ática impuso la necesidad de crear nuevas infraestructuras y así se fue conformando la polis más grandiosa del antiguo Peloponeso.
El territorio de la polis ateniense comprendía toda la península Ática, un área rural con numerosas aldeas y algunos núcleos urbanos monumentales.
En la época de Pericles, el enorme desarrollo de la flota hizo que El Pireo, un promontorio asociado a tres puertos, se llenara de construcciones de uso militar y comercial.
Una parte del Pireo estaba totalmente rodeada por una muralla, pero distaba unos 9 kilómetros del área urbana de Atenas, también amurallada.
Para evitar que ambas zonas quedaran incomunicadas entre sí, si se producía un ataque por tierra, se construyó un doble muro recto que unía los dos recintos dejando una vía en medio.
El Pireo era el principal centro comercial del conjunto formado por el Mediterráneo y el mar Negro: allí llegaba grano y salazones de pescado; especias, perfumes y linos o sedas; mármoles y maderas.
La demanda de todos esos productos por parte de los atenienses era por entonces muy elevada; a su vez, Atenas exportaba su excedente de aceite de oliva y su magnífica producción de cerámica pintada.
Cambistas de moneda y gestores de operaciones crediticias atendían, en sus mesas, a los armadores y comerciantes que acudían cada día al puerto del Pireo.
Todas las polis tenían una plaza donde coincidían los ciudadanos en actos de participación colectiva y donde se instalaba el mercado; se denominaba ágora.
Estaba delimitada por mojones, que la identificaban como un espacio público vedado a delincuentes que hubieran cometido un delito de impunidad, maltratado a sus padres, eludido el alistamiento o mostrado cobardía en el campo de batalla.
El ágora ateniense estaba rodeada de templos, construcciones de uso civil y una fuente de nueve caños que recogía las aguas de un manantial sagrado.
Dentro de cada polis era habitual que tuviesen una acrópolis, un espacio elevado como defensa natural, que se podía reforzar con amurallamiento. Servía para refugiarse en caso de peligro, con todo lo valioso que se pudiera carrear.
La acrópolis ateniense albergaba un santuario, el recinto sagrado que era sede de la protectora de la ciudad: Atenea. Este templo de la deidad ática fue sustituido por el Partenón tras ser destruido por los persas junto con las demás construcciones.
Y, por supuesto, a la Atenas de la Antigüedad no le faltaba un teatro, templos y todo un barrio residencial. 
Con más olores y colores de lo que nos imaginamos… 
Hay que imaginarse la ciudad clásica de Atenas llena de gente, con una variada gama de colores: los de los vertidos que se hacían en la calle, especias y perfumes, carnes asadas… 
Y toda la polis siempre colorida. Las mujeres se maquillaban el rostro con blanco de plomo, con rojo de cinabrio y con carbonilla, y llevaban telas de lana y de lino teñido con colores chillones. 
Así se policromaban todas las estatuas y las figuras de los relieves, para que parecieran vivos. 
Los elementos arquitectónicos –columnas y cubiertas– también estaban policromados, en parte con pan de oro. 
Las construcciones más modestas con puertas y pequeñas ventanas en madera también se cubrían de pintura.
Leer más...
0

CLUB DE LECTURA EN INGLÉS


Hoy debatimos sobre cuatro cuentos de Best Bristish Short Stories 2016 by Nicholas Royle (editor): Mrs Swarovski castle by Colette Sensier, Vain Shadows Flee by Mark Valentine, In theory, theories exist by Graham Mort y Wyndham Le Strange buys the school by Alex Preston.
Best British Short Stories invites you to judge a book by its cover – or more accurately, by its title. This new series aims to reprint the best short stories published in the previous calendar year by British writers, whether based in the UK or elsewhere. The editor’s brief is wide ranging, covering anthologies, collections, magazines, newspapers and web sites, looking for the best of the bunch to reprint all in one volume.
This new anthology includes stories by: Claire-Louise Bennett, Neil Campbell, Crista Ermiya, Stuart Evers, Trevor Fevin, David Gaffney, Janice Galloway, Jessie Greengrass, Kate Hendry, Thomas McMullan, Graham Mort, Ian Parkinson, Tony Peake, Alex Preston, Leone Ross, John Saul, Colette Sensier, Robert Sheppard, DJ Taylor, Greg Thorpe and Mark Valentine.
Leer más...
0

DESCUBIERTO EL LUGAR DONDE ESTUVO CAMELOT


Se trataría de una antigua fortaleza romana llamada Camulodunum.

La figura del rey Arturo siempre ha estado sumida en un velo de misterio. Algunos historiadores aseguran que pudo basarse en la historia de Lucio Arturo Castor, un general romano que se quedó vivir en tierras británicas. Pero otros afirman que no es más que una leyenda. Aunque ahora la historia puede dar un vuelco sorprendente.
Un profesor de literatura experto en la leyenda artúrica llamado Peter Field, asegura que Camelot, la mítica ciudad donde según el relato se encontraba la tabla redonda, pudo existir realmente. Según sus investigaciones se trataría de una antigua fortaleza romana llamada Camulodunum, situada en la localidad británica de Sacks.
Field asegura que dicho emplazamiento se encuentra prácticamente en el centro geográfico de Inglaterra, lo que permitiría acudir rápidamente a cualquier sitio de la isla en el que se produjese una invasión. Además, sostiene la tesis de que el nombre de Camulodunum pudo mutar con el tiempo hasta acabar convertido en Camelot.
Pero conviene recordar que la suya no es la única hipótesis al respecto. En septiembre de este mismo año, Mark Horton, un investigador de la Universidad de Bristol, propuso otro posible emplazamiento para la mítica ciudad de Camelot. Se trataría de la villa de Cirencester, fundada por los romanos en el siglo I.
Como posible evidencia, Frost sugería que el anfiteatro romano de la ciudad tenía una forma circular, y que podía haber servido de inspiración para la leyenda de la mesa redonda.
Sea como sea, lo cierto es que hacen falta muchas más pruebas que respalden cualquiera de las dos hipótesis. Y que, pro el momento, Camelot sigue perdida en las brumas de la leyenda.
Leer más...
0

ALUMNOS Y ALUMNAS DEL IES EL MAJUELO CONOCEN DE CERCA LOS SERVICIOS QUE PRESTA DE LA BIBLIOTECA


Unos 150 alumnos y alumnas de Primero de ESO del IES El Majuelo visitaron la semana pasada las instalaciones de la Biblioteca.
Durante la visita, los jóvenes pudieron conocer los diferentes servicios que ofrecemos, desde los préstamos de libros y audiovisuales hasta la sala de lectura, pasando por el acceso gratuito a Internet, entre otros muchos.
Nuestro objetivo fue acercar a los más jóvenes a su biblioteca más cercana.
Leer más...
0

EL ACORDEÓN, EL INSTRUMENTO DE LOS MÚSICOS HUMILDES


Este curioso instrumento se inventó a principios de siglo XIX en un taller vienés y se popularizó rápidamente gracias a su riqueza armónica, su potencia y el favor que obtuvo entre los músicos autodidactas.

El acordeón es un curioso instrumento musical que llama la atención por su aspecto: dos manuales (de teclas, llaves o botones) dispuestos verticalmente en sendas cajas herméticas que se unen y separan por un fuelle que se expande y se contrae a voluntad del tañedor. El sonido se produce al pasar el aire que genera el fuelle por unos conductos provistos de una lengüeta metálica que se liberan o clausuran con las teclas. Desde el punto de vista técnico, el acordeón es un aerófono de lengüeta libre. A su familia pertenecen instrumentos que curiosamente se inventaron con muy pocos años de diferencia, como la armónica (1821), la concertina (1829), el bandoneón (1840) e incluso el armonio (1842).
El acordeón se inventó también a inicios del siglo XIX, aunque existen lejanos antecedentes compartidos por diferentes culturas; el propio Leonardo da Vinci creó un ingenio, el órgano de papel, que recuerda al acordeón. Suele atribuirse a Demian Cyrill, un armenio afincado en Viena, y a sus hijos, fabricantes de órganos y pianos, el invento de lo que llamó accordion, en 1829. Se trataba de un pequeño instrumento de apenas 22 centímetros de ancho por 9 de alto y 6 de grosor, con cinco teclas para la mano derecha capaces de producir cada una un acorde, lo que le valió el nombre. Este acordeón diatónico (la nota que emite cada tecla es distinta según entre o salga el aire) tenía un fuelle con tres pliegues de cuero. Este prototipo se parece poco al acordeón actual, que es deudor de un ingenio inventado en 1780 por Kirsnik y Kratzenstein.

El piano del pobre

Tres son las características que hicieron triunfar al acordeón, instrumento que se extendió prácticamente por todo el mundo. En primer lugar, su naturaleza polifónica, armónica (reflejada en el propio nombre del instrumento), que permitía un rico relleno para acompañar una melodía. Después, su potencia sonora, que lo hacía apto para sonar en espacios abiertos, y, por último, la posibilidad de que el tañedor se acompañase a sí mismo cantando, circunstancia óptima en la música popular. Por todo ello, se popularizó de inmediato en la primera mitad del siglo XIX en toda Europa como instrumento acompañante.
El acordeón logró particular arraigo en el este del continente. En Rusia, por ejemplo, llenó cafés, cabarets o circos. En su popularización influyeron los gitanos balcánicos, con los que hoy se sigue identificando este instrumento. De hecho, se consideró al acordeón como «el piano del pobre», lo que recuerda otros instrumentos callejeros tañidos por ciegos, como la zanfoña. En España, en 1841, Juan Moreno construyó en Madrid el primer acordeón, con un ámbito melódico de dos escalas y media, y hacia 1850 el acordeón llegó a América. En la segunda mitad del siglo se vendió como instrumento de fácil aprendizaje autodidacta, aspecto en que insistían todos los tratados pedagógicos. En efecto, gracias al cifrado, se podía aprender a tocarlo aun sin saber solfeo.
Algo poco conocido es la popularidad que el acordeón tuvo entre las mujeres. A Louise Reisner se debe la primera obra publicada para el instrumento, Thème varié très brillant, estrenada en París en 1836; también algunos tratados didácticos incluyeron a una acordeonista en su frontispicio, a modo de reclamo.
El actual instrumento, llamado acordeón convertor, posee gran capacidad armónica, y se sigue perfeccionando desde su creación. Más despacio va la inclusión del acordeón como instrumento de música clásica, aunque cada vez son más los compositores que escriben repertorio para él.
Leer más...
0

19 FINALES INÉDITOS DE LIBROS Y PELÍCULAS QUE NUNCA VERÁS

Los desenlaces de muchas de las grandes historias del cine y la literatura podrían haber sido otros si una decisión de última hora no los hubiera dejado como los conoces.

Bogart se quedaba con la chica en Casablanca, Ahab cazaba a Moby Dick, a Pinocho lo ahorcaban y en El Resplandor el personaje de Jack Nicholson llegaba a sobrevivir (al menos no moría en pantalla).
Así eran los desenlaces originales de historias míticas del cine que finalmente no llegaron a grabarse o a emitirse en el montaje final. ¿Son incluso mejores que los que pudimos ver en realidad? Aquí tienes 19 ejemplos:


Acorralado (1982)
Fue la primera aventura de Rambo, y en el final previsto (y rodado, aunque nunca exhibido), el héroe encarnado por Sylvester Stallone moría de un disparo accidental de su amigo el coronel Trauman (Richard Crenna).


Alien (1979)
En el guión original de este filme de Ridley Scott, el monstruo atrapaba a la teniente Ripley, pero en el último instante, en vez de matarla, la dejaba marchar. Era un intento de humanizar ligeramente al monstruo, demostrando que permitía vivir a la chica por haber sido una buena adversaria.


Anna Karénina (1877)
León Tolstoi publicó por primera vez su célebre novela por entregas en 1875, en una revista llamada Ruskii Vestnij (El mensajero ruso). Curiosamente, en esta primera versión Anna no moría, y su amante, el conde Bronski, regresaba nuevamente a su lado.
Fue una imposición del editor, Mijaíl Kátkov, quien argumentaba que su publicación iba dirigida a señoras de clase media que no toleraban los sucesos trágicos y dolorosos. Karénina no se suicidó tirándose al tren, por tanto, hasta que la historia fue publicada, ya en forma de libro, en 1877.


Atracción fatal (1987)
El famoso filme sobre un hombre casado que tiene una relación adúltera con una mujer que se obsesiona enfermizamente con él tenía previsto acabar de un modo más fatalista. El personaje de Glenn Close, al comprender que su amante (Michael Douglas) se ha reconciliado con su mujer y sus hijos y que ya nunca volverá a verle, se metía en una bañera de agua caliente y se degollaba a sí misma. Pero los productores pensaron que esta conclusión la convertía a ella en una víctima y a él en un canalla, y obligaron a rodar un nuevo desenlace en el que ella, transformada en psicópata, trata de asesinar a Douglas y su familia.


Casa de muñecas (1879)
Todo el que conozca esta obra de Ibsen sabe que termina con la protagonista, Nora, abandonando a su esposo e hijos. Pero el autor tuvo que modificar la conclusión para poder estrenarla. La actriz que debía protagonizarla, Elma Varing (una estrella de la época) se negó a interpretar el papel aduciendo que una mujer decente podría abandonar a su esposo, pero nunca a sus hijos.
Ibsen cedió a las presiones y, durante muchos años, las representaciones de la obra acababan con Nora llevándose a los niños con ella. Fue en la década de 1930 cuando se recuperó por fin la idea original del autor.


Casablanca (1942)
Cuando empezó a rodarse esta famosa película de Michael Curtiz, el guión no tenía aún un final previsto. Las posibilidades barajadas fueron muchas: que los personajes de Bogart y Bergman acabaran juntos; que ella muriera y, por tanto, nadie se quedara con la chica… A última hora, se optó por el mítico desenlace que todos conocemos, en el que Bogart se sacrifica y deja que la mujer de su vida se vaya con el líder de la resistencia antinazi, Victor Laszlo.


Drácula (1897)
El novelista irlandés Bram Stoker había previsto un clímax mucho más desatado del que terminó publicándose. En su mente estaba la idea de que la heroína, Mina Harker, dejaba a su prometido, Jonathan, y se entregaba voluntariamente al monstruo para que la convirtiera en vampira y pasar junto a él la eternidad. Pero su editor le hizo desistir de la idea, haciéndole ver que tal desenlace habría sido "dinamita" en la puritana sociedad victoriana.


El libro de la selva (1894)
En la primera versión que redactó Rudyard Kipling, Mowgli era asesinado por el tigre Shere Khan. La moraleja que quería mostrar el autor es que el poder de la jungla siempre acaba devorando al hombre. Pero la editorial le presionó para cambiarlo por otro menos sombrío, en el que el protagonista logra acabar con el sanguinario felino haciendo que lo aplaste una manada de bueyes.


El resplandor (1980)
En el guión, el personaje de Jack Nicholson se perdía en el laberinto (mientras su hijo y su esposa escapaban del lugar), pero no se le veía morir. Existía a continuación una escena adicional en la que la madre estaba ingresada en un hospital, recuperándose de la crisis nerviosa provocada por los terroríficos acontecimientos vividos, mientras el niño jugaba tranquilamente en el pasillo. Entonces, una pelota amarilla (como la que le lanzaban los espíritus en el hotel en una secuencia anterior) se acercaba rodando hacia él.
Esta conclusión pretendía ser ambigua: dar a entender que Nicholson había sobrevivido y acechaba a su familia en el hospital, o que había muerto pero seguía acosando a sus seres queridos desde el más allá. De cualquier forma, la amenaza persistía.


El rey Lear (1605)
Puede parecer completamente demencial, pero en el año 1780, el prestigioso y poderoso editor británico Samuel Johnston, quien detestaba la trágica manera en la que concluía esta obra de Shakespeare (prácticamente todos los personajes del reparto perecen), encargó a otro autor, Nahum Taye, que reescribiera la pieza original. Le pidió que suprimiera los pasajes más cruentos y añadiera un nuevo desenlace en el que Cordelia y Lear acaban juntos y ella, la hija buena del monarca, se casa eventualmente con el duque de Gloucester. Paradójicamente, esta versión adulterada –y edulcorada– conoció un gran éxito, y la pieza con el final original –el pensado por Shakespeare– no volvió a representarse hasta mediados del siglo XIX.


El tercer hombre (1949)
En el libreto de Graham Greene, el personaje de Joseph Cotten, al descubrir que su gran amigo se ha convertido en peligroso traficante, le delata a la policía y al final se queda con su novia. Más que un final feliz, al director Carol Reed le pareció que aquello era un desenlace demasiado cínico y obligó al autor a escribir otro en el que el protagonista perdía a la chica, que le abandonaba al descubrir su delación. A Graham Greene debió de quedarle algo de resquemor, porque años después, en otra de sus novelas, "El americano impasible", hizo que el delator sí se quedara con la chica del amigo traicionado.


La isla del tesoro (1883)
En el primer manuscrito de Robert L. Stevenson, los expedicionarios descubrían al concluir el relato que no existía ningún tesoro enterrado en la isla. Una conclusión demasiado sarcástica para la época, al mostrar cómo tantas muertes y sacrificios no habían servido para nada.


La naranja mecánica (1971)
El guión de esta versión de la novela de Anthony Burgess sobre la violencia urbana acababa con su sádico protagonista, Alex, supuestamente reinsertado: casado, con hijos y llevando una vida familiar aparentemente feliz. Pero el plano final nos mostraba cómo, ocasionalmente, salía de su casa con una excusa peregrina para perpetrar un acto de ultraviolencia. Se cambió por otro menos explícito pero más sugerente. Alex, aparentemente curado, sonríe malévolamente al quedarse a solas.


La reina de África (1951)
En el guión original de James Agee, los personajes de Humphrey Bogart y Katharine Hepburn morían ahogados mientras hundían el acorazado alemán. Fue el escritor Peter Viertel quien convenció a John Huston para que los encantadores héroes sobrevivieran. "El público no aceptará que tras sobrevivir a las cataratas, los cocodrilos y las fiebres, dos personajes con tanto coraje mueran de una forma tan absurda", le dijo.


Moby Dick (1851)
La idea inicial de Herman Melville era hacer que el capitán Ahab y su tripulación cazaran a la gran ballena blanca. Pero una vez cumplida la obsesión que se había convertido en su única razón de vivir, el marino ponía fin a su existencia subiendo a un bote durante la noche y perdiéndose en la inmensidad del mar. Quien haya leído la novela sabe que, finalmente, el cetáceo sobrevive tras hundir el barco y cargarse a casi toda la tripulación (solo sobrevive un personaje: Ismael).


Pinocho (1882)
Quien haya leído esta novela de Carlo Collodi se habrá sorprendido al descubrir que la primera mitad es de una crudeza y un realismo casi atroz, en la que el célebre personaje se comporta como un pícaro sin escrúpulos, mientras que en la segunda parte se trasforma en un ser más idealista y bondadoso. ¿La razón? El autor tenía previsto finalizar su novela en el capítulo 15, con Pinocho siendo ahorcado por el Zorro y el Gato como castigo a sus ambiciones. Llegó incluso a escribir el cruel desenlace: "No tuvo fuerzas para decir nada más. Cerró los ojos, abrió la boca, estiró las piernas y, dando una gran sacudida, se quedó tieso". Horrorizado, su editor le obligó a suprimir ese pasaje y a escribir otros veinte capítulos de carácter más infantil.


Pretty woman (1990)
Aunque resulte difícil de creer, en el guión original, el personaje de Richard Gere estaba casado, y al terminar la historia acababa separándose con gran pesar de su corazón de la prostituta interpretada por Julia Roberts y regresando con su esposa. Pero tras el primer "test screening" (pase de prueba que se realiza con espectadores elegidos al azar), la reacción del público fue tan negativa que se rodaron nuevas escenas para convertir al personaje de Gere en soltero y hacer que en el último instante se quedara con la chica.


Sospecha (1941)
En esta película rodada por Alfred Hitchcock, Joan Fontaine cree que su marido, Cary Grant, piensa asesinarla para heredar su fortuna, aunque se acaba descubriendo que todo son ideas paranoicas sin base real alguna. Pero en el guión original, la historia terminaba de una forma mucho más negra y fatalmente irónica. Ella, enferma, escribe una carta a su padre contándole sus sospechas de que su esposo está tratando de envenenarla. Poco después, él efectivamente la asesina con un vaso de leche emponzoñada. Al día siguiente, el criminal camina silbando por la calle y se dirige a un buzón dispuesto a echar el correo, ignorando que entre esas cartas se encuentra la que escribió su mujer inculpándole.


¿Teléfono rojo?, Volamos hacia Moscú (1964)
Esta comedia negra de Stanley Kubrick sobre los peligros de una guerra atómica terminaba originalmente con una batalla de tartas de nata entre rusos y americanos (que sí llegó a rodarse) en la ONU. Pero al director no le convenció, y filmó el que actualmente se conoce, más absurdo y simbólico, pero también más divertido: el científico paralítico interpretado por Peter Sellers se levanta de su silla y grita: "¡Puedo andar! ¡Heil, Hitler!".

Leer más...
0

EL RECHAZO, COMO EL DOLOR FÍSICO, SIGUE LAS MISMAS RUTAS NEURONALES


De acuerdo con un reciente estudio, el dolor emocional tiene mucho en común con el dolor físico. De hecho es tan parecido que Ethan Kross, uno de los autores y psicólogo social de la Universidad de Michigan asegura que “a nivel superficial, derramarse una taza de café caliente y pensar en la persona que nos ha rechazado parecerían desatar rutas neuronales muy distintas, pero nuestra investigación demuestra que son mucho más parecidas de los pensado inicialmente”.
Puede que el dolor sea distinto, pero el “daño” que sentimos es el mismo. Según estudios previos, ambos sentimientos se procesan en las mismas regiones del cerebro, pero hasta ahora no se había probado una conexión más profunda entre las dos emociones. El equipo de Kross, sin embargo ha señalado dos áreas, hasta ahora desconocidas del cerebro y que han bautizado córtex somatosensorial e ínsula posterior dorsal. Estas se activan cuando experimentamos sensaciones de dolor.
Para comprobar esto, los científicos reunieron a 40 voluntarios que en los últimos 6 meses habían experimentado un rechazo amoroso. Los participantes del estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, fueron sometidos a un imagen de resonancia magnética (MRI) mientras recibían un estimulo negativo (ver la foto de su ex-pareja) y otro positivo (la foto de un amigo/a que les recordara buenos momentos).
Las imágenes obtenidas fueron comparadas con otras anteriores de personas que declaraban sentir dolor físico y emocional. “Encontramos que los sentimientos de rechazo – confirma Kross – activan regiones del cerebro que están involucradas en la sensación de dolor físico”.
Este hallazgo podría explicar como algunos casos extremos de rechazo, pueden causar malestar físico, como fibromalgia, fatiga, dolor general y rigidez articular o psíquico como depresión y ansiedad . Y encontrar una forma más eficaz de tratar todos estos malestares.
Leer más...
0

¿POR QUÉ NOS GUSTA EL CAFÉ?


Nuestra percepción de los sabores amargos, explican los autores, está muy vinculada a los genes y a nuestras experiencias pasadas.

Al detectar el sabor amargo se dispara un sistema de alerta natural que nos protege de sustancias nocivas. Entonces, ¿por qué nos gusta el sabor amargo del café? Por lógica evolutiva, deberíamos querer escupirlo.
De acuerdo con un reciente estudio, publicado en Scientific Reports, las personas con mayor capacidad para detectar la amargura del café aprenden a asociarlo a cosas positivas. De hecho, los autores, liderados por Marilyn Cornelis, señalan que nuestra genética afecta a su consumo.
Se esperaría que las personas que son particularmente sensibles al sabor amargo de la cafeína tomen menos café – explica Cornelis –. Pero los resultados opuestos de nuestro estudio sugieren que los consumidores de café adquieren el gusto o la capacidad de detectar la cafeína debido al refuerzo positivo aprendido (es decir, a la estimulación) provocado por la cafeína”.
El estudio también descubrió que las personas sensibles a los sabores amargos de la quinina y de PROP, un sabor sintético relacionado con los compuestos en las verduras crucíferas, evitaban el café.
Los hallazgos sugieren que nuestra percepción de sabores amargos, estimulada por nuestra genética, contribuye a la preferencia por el café, el té y el alcohol”, añade Cornelis.
Para el estudio, los científicos analizaron el consumo de bebidas en más de 400.000 hombres y mujeres en el Reino Unido. Previamente ya se habían identificado las variantes genéticas relacionadas con la percepción de la cafeína, la quinina y el PROP por medio de análisis del genoma.
El sabor ha sido estudiado durante mucho tiempo, pero no conocemos su mecánica completa – concluye Cornelis–. El gusto es uno de los sentidos y queremos entenderlo desde un punto de vista biológico”.
Leer más...
0

DISCUTIR CON TU PAREJA PUEDE PROVOCAR DOLOR FÍSICO


Un experimento revela que los pacientes de algunas enfermedades sufren un empeoramiento de sus síntomas físicos durante las crisis conyugales.

Ya sabemos que los problemas conyugales pueden herir los sentimientos de las personas. Pero, ahora, un nuevo estudio realizado por un equipo del Penn State Center for Healthy Aging revela que las discusiones de pareja también pueden provocar un dolor físico añadido en aquellas personas con determinadas dolencias.
Los investigadores realizaron un experimento con 145 personas con osteoartritis, y con otras 129 que padecían diabetes tipo 2. A todos ellos les pidieron que relataran en un diario la evolución de los síntomas de su enfermedad y también como era el día a día en sus relaciones matrimoniales o de pareja.
Y lo que observaron fue que, mayoritariamente, los voluntarios relataban haber sufrido un empeoramiento de sus síntomas físicos en aquellos días en que las relaciones con sus cónyuges habían sido más tensas y difíciles. Aunque también observaron lo contrario en el caso de los pacientes con osteoartritis, que manifestaron que tenían más roces con su parejas cuando sentían más dolor físico. Algo que, en cambio, no se produjo en el caso de los voluntarios con diabetes.
Al final, según los autores del estudio, en algunos casos se genera una especie de círculo vicioso en el que, cuando peores son las relaciones de pareja, más aumenta el dolor físico, lo que a su vez provoca que las relaciones con la otra persona empeoren aún más.
Leer más...
0

8 CONOCIDOS INVENTOS CON NOMBRE DE MUJER


 

Bessie Nesmith Graham

Trabajaba como secretaría en Texas cuando inventó el tipp-ex o "papel líquido". Su producto, una sustancia blanca que se secaba rápidamente al aplicarse sobre un folio de papel y tapaba las faltas de mecanografía, fue creado para uso personal, pero debido a la buena acogida que tumo, en 1967 Bessie creó su propia compañía, la Liquid Paper Corporation. 

 


Grace Hopper

Pionera del software, creó el primer lenguaje de programación de uso "natural" destinado a las empresas y llamado COBOL (siglas de COmmon Business-Oriented Languaje). También detectó el primer error o «bug» que se produjo en el computador de Harward Mark I, en el que trabajaba. Fue la primera mujer nombrada miembro distinguido de la British Computer Society.



 

Katherine Blodgett

Fue la primera mujer en doctorarse en física en la Universidad de Cambridge en 1926. Inventó en 1938 el microfilm de estereato de bario, una película que permite convertir cualquier cristal en no reflectante. Su invento se usa en gafas, cámaras de fotos, telescopios, microscopios, etc.


Mary Anderson

Durante un viaje en coche, Mary notó que los conductores tenían que abrir las ventanas de sus vehículos cuando llovía si querían ver a través de os cristales. En noviembre de 1903, le concedieron a Mary Anderson la primera patente para un dispositivo de limpieza de las ventanillas. Su invento podía limpiar nieve, aguanieve o lluvia de un parabrisas. En 1916 el limpiaparabrisas ya formaba parte de todos los coches norteamericanos.


 

Giuliana Tesoro

Esta química orgánica italiana llegó a obtener 125 patentes a lo largo de su vida. Entre otras cosas, fue ella quien creó los primeros tejidos resistentes al fuego. Además, ideó métodos eficaces para prevenir que se acumulara estática en fibras sintéticas.



Marion Donovan

Inventó los pañales desechables (los "dodotis"), de los que obtuvo la patente en 1951, y fundó su propia empresa para comercializarlos. También ideó una jabonera que dejaba escurrir el agua y el zippiti-do, una especie de cordón que ayudaba a subir cómodamente el cierre trasero o cremallera de los vestidos a las mujeres.




Virginia Apgar

Profesora anestesiología en Nueva York, desarrolló el test de Apgar es una prueba de evaluación que aún hoy se realiza al recién nacido justo después del nacimiento para examinar su cuadro de vitalidad y reflejos.




 

Stephanie Kwolek

Su investigación con compuestos de productos químicos de alto rendimiento para la DuPont Company llevó al desarrollo de un material sintético cinco veces más fuerte que el acero, más ligero que la fibra de vidrio y resistente al calor. Se llama Kevlar, y es el material usado en los chalecos antibalas y los trajes ignífugos.
Leer más...
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Política de cookies | Más información

Lo + visto

Comentarios


Etiquetas

Archivo

bibliotecapublicagines.blogspot.com.es | Todos los derechos reservados | Política de cookies

© Jomolo4 2015 | Con la tecnología de Blogger